Los estadounidenses se presentaron en la Ciudad Jardín ante más de 10 mil fans, en el marco de su tour “A View From The Top Of The World”.

Sábado 10 de septiembre y una fría tarde daba la bienvenida a los “prog-fans” que comenzaron a llegar hasta las inmediaciones de la Quinta Vergara para presenciar en vivo el primer show de uno de los precursores del metal progresivo en la región.

Grandes y chicos, incluso familias completas arribaron tranquilamente a las distintas ubicaciones, para dar paso a una noche sin precedentes en el reconocido recinto que alberga cada verano al mítico Festival de Viña del Mar.

Fotografía: Maronny Tapia S.

Primero fue el turno de los nacionales de Pacífico (2016), banda de rock chileno con influencias de pop, progresivo y rock alternativo, quienes abrieron el show con dos canciones versionadas en inglés: “El Río Sueña” y “Campos de Trigo“. Los rockeros continuaron prendiendo la jornada musical con “Charly“, “Caer” y “Aullido en tu Piel“, las que fueron aplaudidas por la audiencia, dada su propuesta en la que las influencias hard rock y pop también se dejaron entrever. 

Recordemos que la productora adelantó el show una hora y media el mismo día del evento, debido a temas de logística, motivo por el cual mientras teloneaba Pacífico, la Quinta Vergara sólo se encontraba a un tercio de su capacidad.

Así, ante un público que recién comenzaba a tomar sus ubicaciones, el cuarteto sorprendió con un gran cover de los canadienses Rush, siendo la escogida “Limelight” del disco “Moving Pictures” (1982), momento en el que la audiencia reconoció la insigne canción de los progresivos y en coro se escuchó al unísono un gran “wow” en el anfiteatro.

Luego de este gran cover, tema escogido para cerrar con broche de oro, y tras la presentación de los integrantes de la  banda, Carlos Sáez (vocalista) se despide del público para finalizar su intervención con un “Disfruten a Dream“.

Tras la salida de las nacionales del escenario, corrían los minutos y un Frank Sinatra era el protagonista en los parlantes, breve amenizante que apaciguó la espera de no más de 15 minutos que traería a los tan esperados neoyorkinos al escenario viñamarino.

El reloj marcaba las 19:30 de forma exacta cuando un potente juego de luces fucsias, moradas y azules, mezcladas con unas visuales que nos transportaban por la galaxia y el universo, daban la bienvenida a “The Alien“, tema con el que, al igual que en el show, también abre el disco “A View From The Top Off The World” (2021).

Recordemos que el quinteto se reencuentra con sus fans chilenos en un momento especial de su carrera, tras quedarse recientemente con el Grammy a la “Mejor Interpretación de Metal”, por este mismo tema músical con el que dieron apertura al show.

El público se llena de euforia ante un James LaBrie (voz), John Petrucci (guitarra), John Myung (bajo), Jordan Rudess (teclados), Mike Mangini (batería) que no dan paso en falso ante la exactitud y prolijidad de cada figura y acorde musical.

Casi en un parpadeo, la Quinta Vergara se encontraba repleta de galería a palco. Era la hora de una de las favoritas: “6:00“, la que comenzaba a sonar tras una ovación del público asistente, que se sumergía en unas visuales de un tren a gran velocidad y en un reloj despertador que marcaba las 6:00 AM. Sin duda una de las más aplaudidas de la noche ya que, convengamos, es parte de unos de los discos predilectos de la fanaticada, “Awake” (1994).

Fotografía: Maronny Tapia S.

Termina uno de los temas más esperados y los asistentes comienzan a corear el estribillo final de la canción. Es en ese momento que LaBrie comienza a agradecer el haber vuelto a tocar en Chile y promete una gran noche progresiva. Muy emocionado, el vocalista comenta al público que este es el último show de Dream Theater en 2022 y que “juntos tenemos que hacer que cuente“.

Así, daba paso a un nuevo single del último disco “Awaken The Master“. Tonos azules se apoderan del juego de luces del escenario y la mítica imagen que simboliza la justicia, da paso a una línea melódica llena de fuerza, acompañada por una sólida línea de guitarra del gran Petrucci. A este punto aún continúa llegando público que no se enteró del adelanto del show.

De esta manera, se crea una atmósfera llena de  soft mood para dar paso a “Endless Sacrifice” la que es coreada por cada uno de los asistentes. Punto álgido de la jornada fue ver acercarse a Rudess  con todo su carisma al público para tocar un sólido teclado de manera impecable. El público aplaude la maniobra, más aún, cuando lo ve usar un keytar de manera perfecta, terminando así una canción potentísima por todo lo alto.

Así, comienza una música tribal que evocaba a los ancestros más progresivos antes vistos y comienza “Bridges In The Sky“. Luces de los colores de arcoíris, un trisquel de fuego y dragones son la antesala de un solo de guitarra y teclado con influencias egipcias y arábicas.

Es en este momento que LaBrie pregunta al público “¿Están con nosotros? Cada noche vemos sus caras y es hermoso verles nuevamente. Celebramos la música y que podamos estar juntos otra vez. El universo es mágico“, finaliza para dar paso a la gran “Invisible Monster“.

Luego fue el turno de “About To Crash” y “The Ministry Of Lost Souls“, momento en el que Petrucci se acerca al público y saluda eufóricamente a los asistentes. De esta manera, inicia un solo de guitarra lleno de misterio, melancolía, e incluso, con toques floydianos que genera un momento mágico entre los que allí nos encontrábamos.

Luego vino la homónima del tour y el disco: “A View From The Top Of The World“, la obra de más de 20 minutos que invita, a través de sus pantallas gigantes, a escalar montañas y llegar a esa vista desde lo más alto del mundo. Definitivamente también una de las más aplaudidas de la noche.

A las 21:10 hrs. Dream Theater se despide del público, quienes no conformes con la situación, corean el nombre de la banda para que vuelva al escenario, presentando como encore una cuidada “The Count Of Tuscany“. Es aquí cuando los fanáticos se vuelven locos cuando Mike Mangini se pone la camiseta de Chile con el n° 4 y la gente corea al unísono el último estribillo de la canción al borde de las lágrimas.

Así, Dream Theater cerraba una noche fría, pero cálida al mismo tiempo, con una atmósfera de armónicos de guitarra que llegan directamente a lo más profundo del corazón de la fanaticada. El público aplaude emocionado.

Gracias Chile, esperamos volver a verlos otra vez“, dice LaBrie, para terminar con un “gracias” en español. Así culminaba una noche en la que el Virtuosismo técnico se apoderó del anfiteatro viñamarino.

Fotografía: Maronny Tapia S.

El show fue un completo deleite para sus fans más acérrimos, dado que si bien destacó por la calidad de la ejecución, no hubo mayor presencia de temas clásicos y “oreja” de la banda. Aún así, poder ver a cinco de los músicos más galardonados del mundo, reunidos para dar un show que invita a la reflexión y a la emoción, a través de sus acordes y sinfonías, es un deleite para cualquier oído melómano. 

Se agradece, también, la gran interpretación que, sin duda, deviene del disco que fue completamente compuesto en pandemia y que cuenta nuevamente con pistas de más de 10 minutos de duración. Algo que hace varios discos había quedado en el pasado.

Setlist 

– The Alien
– 6:00
– Awaken The Master
– Endless Sacrifice
– Bridges In The sky
– Invisible Monster
– About To Crash
– The Ministry Of Lost souls
– A View From The Top Of The World 

Encore
– The Count Of Tuscany

Galería | Dream Theater en la Quinta Vergara

By Carla Grandón

Periodista, viajera, melómana, amante del rock clásico y el Heavy Metal.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.