Sons of Apollo es una superbanda que ha traído a los amantes del progresivo muchos motivos para estar felices, con discos muy bien recibidos, instrumentistas de primer nivel, y shows en vivo de una potencia asombrosa. Se presentan en Chile este martes 16 de agosto, y tendrán como invitados a los chilenos de Horeja, en la que promete ser una jornada inolvidable.

Pero, ¿cómo se gestó esta banda? ¿Cómo nació la idea de formar un grupo, grabar y girar, uniendo a Mike Portnoy, Billy Sheehan, Jeff Scott Soto, Derek Sherinian y Ron  “Bumblefoot” Thal? Repasemos algunos hitos de esta génesis.

Mike Portnoy y Derek Sherinian fueron compañeros en Dream Theater, lo cual terminó cuando el tecladista salió de la banda en 1999. Portnoy dejó su banda de toda la vida en 2010, en una situación turbulenta y muy comentada. Solo un par de años después y, tras unos notorios y cariñosos intercambios vía twitter, los ex compañeros anunciaban un nuevo proyecto juntos, aunque, en ese instante, solo correspondía a una fecha en vivo. De todos modos, la ilusión de los fans no paraba de crecer. En concreto, la colaboración correspondería a una banda instrumental junto a Billy Sheehan y Tony MacAlpine, que tocó en algunas fechas en vivo, versiones de las bandas previas de cada uno. En palabras de Mike: “Hubo realmente una gran vibra, queríamos hacer algo más juntos y Derek estuvo mucho tiempo insistiéndome en que concretáramos una banda real, que grabásemos un álbum, pero los tiempos nunca coincidían”.

Así, de esta colaboración nacida por pura diversión, surgió la idea de hacer algo más estable, en donde se mantuvo la base Portnoy-Sheehan-Sherinian y se agregaron Jeff Scott Soto en voces y “Bumblefoot” en guitarra. Pero para la concreción de esta idea, tuvieron que pasar algunos años pues tal como decía Portnoy, los tiempos no se alineaban y recién en 2017, los músicos pudieron transformar su anhelo en realidad. En el intertanto, Portnoy y Sheehan giraron por el mundo junto a The Winery Dogs, visitando Sudamérica y trayendo de teloneros a la banda de Soto. Se hicieron buenas migas, y las voces se cerraban en favor del ex vocalista de Yngwie Malmsteen y Journey. Por otra parte, durante 2015 el inquieto baterista formó parte del megaproyecto Metal Allegiance en donde participaron múltiples invitados, siendo uno de ellos “Bumblefoot” en guitarras. De aquí nace la cercanía de ambos, que los lleva a recalar juntos en Sons of Apollo. El guitarrista fue el último en aparecer e integrarse pero, según Derek, “fue como la llegada de un hermano que no conocíamos, algo asombroso”.

¿Otro dato sabroso? El primer tour de Jeff Scott Soto con Yngwie Malmsteen incluyó una serie de shows en donde Talas abría los fuegos. Esto fue en el verano de 1985, en una ruta que recorrió Estados Unidos. ¿Quién era el bajista de Talas? El único: Billy Sheehan. O sea, es mucho el tiempo desde que se conocen.

Así, desde amistades con más de 30 años de data, hasta el ingreso de Ron “Bumblefoot” Thal, la pieza más nueva, todos habían entrelazado caminos en algún momento de sus carreras y afortunadamente lograron configurar un escenario en el cual pudieron armar una banda juntos, no un proyecto paralelo como ellos mismos se han encargado de aclarar, sino que una banda real, con una química única que ya cuenta con dos discos de estudio muy celebrados en todo el mundo y un disco en vivo con acompañamiento sinfónico que es un lujo digno de apreciar. Y es esta banda la que promete darlo todo este 16 de agosto en el Teatro Cariola, en un show que se convierte en un deber. Aún hay entradas disponibles vía Eventrid, pinchando en este enlace.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.