Si te nombro a Adrian Carton de Wiart, probablemente -al igual que quien escribe- no tengas idea de quién sea, a menos que seas un historiador o te guste mucho todo lo relacionado con los conflictos bélicos. Por eso, en esta ocasión, traemos otra Review Histórica sobre quién era este hombre y por qué lo llamaron “el soldado imposible de matar”.

Para ello, aprovecharemos el nuevo single de Sabaton: “The Unkillable Soldier”, canción que formará parte de su nuevo disco “The War to End All Wars”, cuyo lanzamiento será el próximo 4 de marzo.

Adrian Carton de Wiart nació el 5 de mayo de 1880 en Bruselas, Bélgica. Descendiente de belgas e irlandeses y luego de la muerte de su madre Ernestine Carton de Wiart, cuando apenas tenía seis años, se fue con su padre, Leon Constant Ghislain Carton de Wiart a El Cairo, en Egipto. Pero cinco años después, lo mandan a Inglaterra a estudiar.

Todo iba viento en popa hasta que, repentinamente en 1899, Carton de Wiart decidió abandonar los estudios a sus 19 años. ¿La razón? La guerra. Se alistó en el ejército británico que combatió en Sudáfrica, en la Segunda Guerra Anglo-Bóer. Mintió sobre su identidad y dijo que tenía 25 años.

*Párrafo de contexto: La Segunda Guerra Anglo-Bóer fue un conflicto bélico que se situó entre los años 1899 y 1902, años donde el Imperio Británico trató de apoderarse de la República de Transvaal (o Sudafricana) y el Estado Libre de Orange formados por los bóeres, grupo étnico neerlandés-germánico y cuyas localidades eran ricas en hierro, oro y diamantes. Como resultado, dichas colonias se anexaron al Imperio Británico mediante el Tratado de Vereeniging.

Adrian Carton de Wiart no lo pasaría bien en su primera experiencia bélica: fue herido en el estómago y en la ingle, quedando casi inválido. Su padre no podía creer que abandonara sus estudios por ir a la guerra, pero lo terminó aceptando, al punto que obtuvo un lugar en la Segunda Caballería Ligera Imperial.

La canción se Sabaton así lo refleja en sus versos: “Studied law, with a thirst for war / Fought in Africa, wanted more / Back in Europe then straight to France / He’s joining the allied advance / Estudió derecho, con sed de guerra / Peleó en África, quería más / Volvió a Europa y luego directo a Francia / Se unió al avance aliado)”.

Su segunda experiencia en la guerra fue en la Primera Guerra Mundial. Combatió en Somalia contra las fuerzas de Mohammed bin Abdullah y no lo pasaría bien. Carton de Wiart recibió dos disparos en la cara: uno le sacó una parte de su oreja y el otro le quitó la visión en su ojo izquierdo. 

Respecto a esto mismo, la BBC en su reportaje “Adrian Carton de Wiart: The Unkillable Soilder” de 2015, publicó: “Mientras se recuperaba de esas heridas, Carton de Wiart recibió un ojo de vidrio. Le causó tanta disconformidad que supuestamente lo arrojó desde un taxi y en su lugar adquirió un parche en el ojo de color negro”.

Through the Somme and the Devil’s Wood / All the battles that he withstood / Born a soldier enjoyed the war / He always kept coming for more / A través del Somme y del Bosque del Diablo / Todas las batallas que resistió / Nació un soldado que disfrutó la guerra / El siempre volvió por más”, relata la letra de Sabaton.

Esto no lo frenaría para nada y en 1915 volvió a la acción en Francia. Durante la segunda batalla de Yrpes fue alcanzado por la artillería alemana y su mano izquierda fue destrozada. Según su biografía “Happy Odyssey: The Memoirs of Lieutenant-General Sir Adrian Carton de Wiart”, este se amputó dos dedos debido a que el doctor que lo atendió se rehusó a hacerlo. Al año siguiente su mano fue removida mediante una cirugía.

Combatió en las batallas del Somme, Passchendaele, Cambrai y Arras. Su historial médico aumentaba: disparos en el tobillo, la cadera, la pierna y el cráneo. Mientras se recuperaba de ellas, fue condecorado en Inglaterra con la Cruz Victoria y en Bélgica con la Cruz de Guerra.

Los suecos cantan: “In the battles, when he was shot / Kept on fighting, and never stopped / In Arras, Cambrai, Passchendaele / Ignoring his wounds he prevailed (Cuando le dispararon en las batallas / Siguió peleando y nunca paró / En Arras, Cambrai, Passchendaele / Ignorando sus heridas él prevaleció)”.

Terminada la Primera Guerra Mundial, se describe en “Happy Odyssey” que dicho conflicto bélico no representó traumas para él y remataría con una de sus frases más célebres: “Francamente, he disfrutado de la guerra. ¿Por qué la gente querría la paz si la guerra es mucho más divertida?”.

Durante el periodo de entreguerras pasó su vida en Polonia, pero su carrera militar aún tenía más capítulos. En abril de 1941 fue despachado a una misión británica a Yugoslavia, pero su avión se estrelló en el Mar Mediterráneo. A pesar de haber nadado hasta la costa, fue capturado por los italianos y fue encarcelado.

A pesar de estar tuerto, manco y tener más de 60 años, intentó, al menos cinco veces, escapar de su prisión. Lo conseguiría y escaparía por ocho días hasta que fue reconocido por su parche en el ojo, por tener una manga vacía, sus múltiples heridas y porque no hablaba una palabra de italiano. Luego fue liberado y regresó a Londres en 1943, terminando así, una tremenda historia donde la guerra fue protagonista a lo largo de su vida.

Estas fueron todas las medallas que Adrian Carton de Wiart ganó durante su vida
Estas fueron todas las medallas que Adrian Carton de Wiart ganó durante su vida

De vuelta en Inglaterra vio cómo un bombardeo alemán destruía su casa y sus pertenencias. Ese mismo año, el primer ministro Winston Churchill lo enviaría a China como su representante especial y seguiría un camino diplomático. 

Tanto así que formó parte de la Conferencia de El Cairo de 1943, donde compartió con el presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt, el generalísimo chino Chiang Kai-shek y el primer ministro de Inglaterra Winston Churchill (conferencia donde se discutió el accionar de los Aliados contra el Imperio de Japón y las acciones que se tomarían en Asia luego de la Segunda Guerra Mundial).

También estuvo presente en Singapur, donde Japón proclamó su rendición ante los Aliados de manera oficial en agosto de 1945. Luego de eso ya se retiraría oficialmente del ejército y se asentó en el condado de Cork, en Irlanda, donde pasaría sus últimos años de vida.

Finalmente, moriría en el año 1963 a los 83 años de edad. Adrian Carton de Wiart, un hombre que vivió por y para la guerra, una leyenda dentro de la historia militar que Sabaton tomó para honrarlo en “The Unkillable Solider”.

At the edge of madness, in a time of sadness / An immortal soldier, finds his home / Proven under fire, over trench and wire / No fear of death he’s unshakeable (Al borde de la locura, en tiempos de tristeza / Un soldado inmortal encuentra su hogar / Probado bajo fuego sobre la trinchera y el alambre / Sin miedo a la muerte, es inquebrantable)”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.