Braia, la banda paralela del músico, compositor y multiinstrumentista brasileño Bruno Maia, de Tuatha de Danann, editó su segundo disco “Braia … eo mundo de Cá“, una contraposición al primer disco “Braia … eo mundo de lá“, de 2007. El álbum es instrumental y mantiene la libertad musical de ese primer trabajo, sin embargo, con una investigación más precisa sobre la diversidad musical brasileña. Según el músico, no es nuevo que quisiera lanzar una obra instrumental y para eso eligió a un equipo de músicos polifacéticos, de diferentes estilos musicales para producir la obra. La ya conocida influencia celta e irlandesa del músico de Minas Gerais y su inclinación progresiva fusionan acentos regionales a través de la guitarra country, el pulso de baião, ijexá, armonías del Clube da Esquina y aspectos de la cultura popular brasileña, regados con gaitas y flautas irlandesas. , banjos y otras quimeras no apreciadas por una producción de música nacional y regional.

 

 

Este álbum tuvo su embrión tan pronto como Bruno Maia montó Braia Studios, entre 2013 y 2014, en sociedad con Fabrício Altino en grabaciones y producciones. Siempre inquieto en sus procesos creativos y sabiendo que Fabrício era un gran baterista, Bruno un día le pidió que le sugiriera unos ritmos y acompañamientos de percusión para una idea que tenía, algo muy brasileño, pero que tocaba en el banjo con adornos de música irlandesa.

 

El resultado fue increíble y los músicos empezaron a trabajar con otras ideas, ritmos y cosas que se les ocurrían entre una producción y otra. Eso fue en 2015. Al mismo tiempo, Braia Studios ya estaba produciendo algunos artistas de su región y uno de los músicos que utilizó el estudio fue Anderson Silvério, bajista. Todo lo que hizo impresionó a Bruno, su fluidez a través de diferentes estilos y lenguajes, su camaradería, y sobre todo su disposición, motivando la invitación a hacer un sonido instrumental más brasileño, que llevaría el nombre de Tupi na Gael, ya que no haría falta un de los pies de la vieja Irlanda que siempre ha sido uno de los motivos inspiradores de la obra de Bruno Maia.

 

Para el asunto irlandés, Alex Navar, de Braia, Kernunna y Tuatha de Danann, fue invitado a hacer la gaita y hacer más evidente ese acento celta en la música y, como Rafael, también de la vieja guardia de Braia y Tuatha, fue por Brasil y ama estos movimientos instrumentales, también fue invitado, el resultado final fue baião, samba, ijexá, algunas guitarras rasgadas, mucha minería bucólica en algunos acordes típicos del Clube da Esquina. De todos modos, hay mucho Brasil, el mundo aquí, pero sin dejar ir el fantasma celta irlandés del mundo allá.

 

Sin embargo, con otras prioridades en mente, este proyecto terminó siendo marginado por un tiempo y los músicos tuvieron que concentrarse en sus actividades más inmediatas y tangibles, hasta que llegó la pandemia que trastocó al mundo entero y socavó casi todas las actividades en el mundo del arte. Gracias al apoyo de muchas personas que creyeron y alentaron directamente este trabajo y luego al aporte recibido de la Ley Aldir Blanc, de Minas Gerais, Braia consiguió los recursos para terminar el disco de manera digna y con la más alta calidad imaginable. Cabe mencionar la participación de grandes nombres de la vieja guardia de Braia e incluso de Tuatha como Edgard Brito y Giovani Gomes, Nathan Viana también de Tuatha, Daiana Mazza que era de Braia, el guitarrista Kiko Shred, así como el músico irlandés Kane O’ Rourke y el gran Felipe Andreoli, bajista de Angra.

 

Fue entonces cuando Bruno Maia vio que se trataba de un disco de Braia, sin embargo, un Braia tácito, otra faceta de la musicalidad de este proyecto lanzado en 2007, ya que mantenía esa misma idea de fusionar la música celta y la brasileña con el rock progresivo. Si el primer disco tenía en sus letras referencias a WB Yeats, James Joyce y lemas del imaginario de hadas celtas, en este segundo trabajo los temas aluden a hechos, lemas y figuras históricas y simbólicas del imaginario cultural brasileño y principalmente de Minas Gerais, en una verdadera oda a la música brasileña y celta.

 

“¡Esta fusión, este carácter multicultural que da color a lo que hago! En este nuevo disco, aunque la influencia celta y la tradición musical irlandesa está quizás incluso más presente que en el primer trabajo, el foco, esta vez, fue mayor en la brasileña, tanto en los ritmos como en el fraseo y matices de la música brasileña y, por eso mismo. Razón., el título vino a oponerse al título del anterior. Si antes mostrábamos el ‘mundo de allá’, ahora le toca el turno al ‘mundo de aquí’ ”, resaltó Bruno.

 

A través de la página web www.braia.net.br se puede conocer el concepto de títulos y composiciones de “Braia… e o mundo de cá”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.