Lo que se suponía iba a ser un proceso para el tercer disco de Porno Massacre (Brasil), se ha convertido en una nueva versión de un viejo conocido de los fans: “Que Venha o Caos”, ahora en una versión más tranquila, recibe el nombre de “Expurgo (Que Venha o Caos)”, que se puede traducir a algo como Purga (Que venga el caos). Grabado por la propia banda, el tema aporta un nuevo look, con una línea de bajo fuerte y añade castañuelas. La carta de fuerte carácter político es un llamado al caos, a entregarse a la lucha, ya que no hay nada más que perder. El sencillo ya está disponible en las principales plataformas de transmisión y bajo demanda en el sitio web de Doutrolado.

“En medio de una sociedad en quiebra, de un país que prefiere la ruina del prójimo. En la disputa por las escasas migajas que arroja una élite tan alienada como altamente carroñera, se eligió a un fascista en el fuego cruzado de la manipulación de la información. Desprevenido, altamente peligroso, dada la total ignorancia y el prejuicio declarado, sumido en una retrógrada y cuestionable imposición moralizante, apoyado en una red de fanáticos religiosos y figuras destacadas de la explotación económica esclavista”, declara Lupe General Sade, vocalista de Masacre porno.

Este es el escenario en el que Porno Massacre se propuso repensar “Que Venha o Caos”, presente en el álbum homónimo lanzado en 2019. Esta vez, con una isla de edición improvisada, se utilizaron viejos equipos de estudio: receptores antiguos, una computadora anticuada y algunos artículos más devaluados. Entre las pruebas durante la preparación del nuevo disco, estuvo “Que Venha o Caos”, que ganó un nuevo arreglo de cuerdas compuesto por Bruno Aiatolá y Marcelo Little Lucifer.

Todo el proceso de producción, grabación, mezcla y masterización se realizó de forma remota. Las discusiones se llevaron a cabo por teléfono, y la mayoría de las partes fueron improvisadas por Ayatollah, quien usó micrófonos viejos, voces grabadas en teléfonos celulares e incluso el “efecto de respiración” que se grabó con un teléfono celular apoyado contra su pecho mientras Bruno intentaba respirar en el teléfono, el tiempo de la música.

“Sin mucho recurso (no había batería para que Mauro golpeara, ni un gran salón para que gritáramos como de costumbre) la música se componía de piezas de audio que se descargaban de Youtube y unos trucos más como un pedal que simula teclado y un VT-3 (esos dispositivos que utilizan los DJ para modular sus voces en raves), pequeños instrumentos de percusión, etc. Lupe entró en la voz y el solo de castañuelas ”, recuerda Bruno.

En cuanto a la portada del single, el orden fue crear algo que dejara claro el momento por el que atravesamos. Con la ayuda de Ricardo Anjinho, que ha trabajado con Porno Massacre en otras ocasiones, surgió la idea del bebé.

“Al comienzo de la pandemia nunca lo hubiéramos imaginado y ahora es una realidad. Está todo ahí, en la cara para que todos vean en esta portada cuál fue ese período de Pandemia que vivimos y estamos viviendo. Que venga el caos: y no el caos del cambio, el caos de la ruptura con los viejos patrones limitantes de la vida, por el contrario, el caos fabricado que solo trabaja para mantener las fuerzas de control, anti-vida, anti-expansión de la experiencia. Si la pandemia fuera nuestro mayor problema, estaríamos a la par del resto del mundo. Sin embargo, aquí la tragedia es doble. Es una tragedia humana y ética ”, concluye Bruno“ Aiatolá ”.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.