Imágenes demoníacas, sangre, bestias de todo tipo, oscuridad. No había posibilidad que el rock y el cine de terror no tuvieran una consolidada amistad. Son muchas las carátulas de discos dignas del afiche de una película de terror, escenarios de recitales que simulan una porción del infierno, artistas con poleras de emblemáticos filmes de horror, pero ¿qué músicos han aparecido directamente en este género como actores o qué bandas sonoras tienen el rock en las venas? 

Una gran responsable de que me guste el rock es mi prima, quien me presentó a muy temprana edad la película “The Lost Boys”, protagonizada por vampiros motoqueros que aterrorizaban al pueblo de Santa Clara (la capital mundial del homicidio de acuerdo al guión), todo al ritmo del rock and roll, un protagonista con un gran parecido a Jim Morrison (quien además aparece en forma de afiche gigante en la cueva donde habitaban estas criaturas de la noche y The Doors también se hace presente con un cover de People Are Strange), súmenle la dupla Corey Feldman y Corey Haim, y tenemos un festín ochentero de hora y media.

Como este, son muchos los largometrajes que tienen una ambientación o banda sonora a base de rock o metal, pero es la década de los ochenta la que destaca particularmente a la hora de buscar cruces entre el género musical y el cine de horror. Es que había algo en la estética que pega bien con el miedo y nuestro estilo de música favorito dominaba la escena en ese tiempo.

Partimos mencionando “Gira Sangrienta”, estrenada en 1980 y dirigida por Don Edmonds, del género slasher, acá la sangre predomina mientras seguimos las peripecias de una banda llamada “The Clowns”, con un maquillaje que nos recuerda a Kiss. Como se puede inferir del título, el tour de la banda está marcado por lo grotesco.

“Hard Rock Zombies” de 1985 no deja mucho espacio a la interpretación con su nombre, ha habido muchas formas de representar a los zombies en el cine, desde criaturas que salen de sus tumbos por magia vudú hasta virus infecciosos, pero mezclar la música con su origen es algo que no recuerdo haber visto en otra película. Para estómagos fuertes.

Si seguimos avanzando en la década, llegamos al año 1986, donde el filme de Charles Martin “33 R.P.M” nos trae a un vengador rockero que vuelve a la vida para cobrar justicia, trama que nos recuerda mucho también a El Cuervo, que significó la muerte de Brandon Lee en el set de grabación, donde el protagonista también es el guitarrista de una banda

Los años 87 y 88 nos traen un dúo de películas de John Fasano, “Al filo del infierno” y “Black Roses”. Si bien son películas que rozan un poco el absurdo, con bandas de rock infernal transformando en criaturas horrendas a sus seguidores, en ambos casos abundan las melenas enormes y una estética que a muchas personas va a trasladar a sus años mozos.

La década de los noventa no solo trajo consigo el clásico en el que muere el hijo de Bruce Lee, sino que también nos dejó películas como “Rockula”, del director Luca Bercovici (responsable de Ghoulies) ¿Se imaginan la temática? Un musical rockero, entre otros estilos, de Drácula. Una producción que parece ser un largo videoclip.

Podemos mencionar también “Shock Em’ Dead”, donde nos encontramos a un guitarrista que luego de fallar en una audición para formar parte de una banda, decide hacer un pacto con una sacerdotisa vudú para llegar a ser un rockstar, a cambio de matar sin descanso.

Hubo algo entre los ochenta y principios de los noventa que hizo que el cine de terror y el rock tuvieran un vínculo muy marcado, lamentablemente era yo muy pequeño, pero hasta el día de hoy me sumerjo como un infante a disfrutar de esta alianza como si fuera la primera vez.

Pero algo que tiene un sabor especial es ver a alguno de tus artistas favoritos arrancando de un ser paranormal en la pantalla o vomitando sangre y son varios los que han colaborado con este gustito.

Quizás el menos esperado es Ringo Starr, quien participó en “Son of Dracula” de 1974, otra película de terror musical con un toque gótico, donde el baterista de The Beatles hace del mago Merlin. Ojo que el rol principal es protagonizado por Harry Nilsson.

David Bowie participó en un rol protagónico en la película de vampiros “The Hunger”, de 1983, la cual resalta el lado más dramático de estos engendros que no envejecen con el paso del tiempo. Mismo año en que Deborah Harry aparece en la magistral cinta de David Cronenberg “Videodrome”, la cual también tiene elementos de ciencia ficción y cyber punk, una caída libre hacia la locura.

Nos reservamos algunos más esperables para el final y así nos encontramos con quién más que con Alice Cooper en la cinta “Monster Dog”, la cual protagoniza en medio de un misterioso pueblo donde la gente ha comenzado a morir, según dicen, a causa de hombres lobo.

Saltamos a 1986 (¡vaya época!), para encontrarnos con el príncipe de las tinieblas y el murciélago de Kiss en la película “Trick or Treat”, dirigida por Charles Martin Smith. Las estrellas del rock Ozzy Osbourne y Gene Simmons aparecen en esta película sobre el fantasma de un músico que vuelve a la vida solo para asesinar a todo aquel que vea en su camino.

Cerramos este compilado con la aparición del a veces enmascarado Corey Taylor. El vocalista de Slipknot compartió pantalla el 2014 con Robert Englund, el mismísimo Freddy Krueger, en la película “Fear Clinic”, la cual vio su estreno en el Screamfest Horror Film Festival. La desazón y las torturas abundan en esta clínica que promete mostrar sin máscara al frontman para ver su miedo en su máxima expresión, el que será una de las víctimas del villano interpretado por Englund, quien esta vez no nos asechará desde las pesadillas, sino que en la vida real

Son muchas las películas y las criaturas donde se ha entrelazado nuestro estilo favorito de música con los espectros de la noche. Si bien los años donde esto parecía ser pan de cada día han ido quedando atrás, esperamos que este texto haga que más de alguien desempolve su antiguo VHS y tenga una cita con el pasado, aprovechando la pandemia y el cambio de estación.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.