Es cierto, nosotros ya veníamos con algunas ideas de cómo sería el disco por los adelantos que nos fueron dando durante el último tiempo, y lo más concreto que se puede decir con respecto a eso es que, si solamente nos hubiéramos quedado con las canciones singles antes del estreno del disco, claramente no sería la misma opinión ya con el disco lanzado oficialmente.

La banda había lanzado cuatro singles antes que el disco (‘Treasure Chest Party Quest’, ‘Tortuga’, ‘Fannybaws’ y ‘Pirate Metal Drinking Crew’), y haciendo una pasada simple por estos temas, ya uno podía imaginarse como sería el disco, algo que por lo menos hablándolo a nivel personal, no sería su mejor trabajo. Y en parte no me equivoqué, y solo en parte porque, es cierto, no es ni por si acaso su mejor trabajo, pero al tener el disco completo, es bastante mejor de lo que esperaba después de escuchar sus singles.

Obviamente por cosas de sello, las canciones singles normalmente llevan una regla, que sean de fácil escuchada, que sean “radiales” o en un caso aparte, que sea la canción emblema del disco, por lo menos las canciones singles de ‘Curse Of The Crystal Coconut’, cumplen con las primeras dos reglas sin ninguna duda.

Pero, el cómo distribuyeron el setlist a lo largo del disco, las canciones que no fueron singles, y por sobre todo, las mismas canciones que tuvieron su respectivo videoclip oficial, pero solo escucharlas en el disco sin ver el vídeo, toman otro valor, les da un adicional el solo ser oídas y nos vistas.

Y es así como un disco con el cual habíamos varios que no le teníamos demasiada fe, se convierte en un muy buen trabajo, muy lejos de los discos clásicos, pero con claramente la influencia pirata que en su tiempo llamó tanto la atención, encantó, y que con su trabajo anterior se había extraviado en parte.

Los vídeos oficiales reflejan el actual sentir de la banda de cómo se ven ellos mismos actualmente en la escena, una banda divertida, sin inhibiciones y que hacen lo que quieren nada más. Como le escuché hace un tiempo a un amigo, una banda “parodia”. Un rol que a la misma banda tampoco le molesta demasiado, y es cosa de ver como los mismos integrantes se burlan de sí mismos con esas posturas trve.

Curse Of The Crystal Coconut

Pero volvamos a lo esencial, el disco. El disco lo abren dos canciones ya conocidas, ‘Treasure Chest Party Quest’ y ‘Fannybaws’ (con Peter Dinklage como invitado en el vídeo, eso fue un acierto con todas sus letras).

Ya después el disco continua con una de las canciones más potentes del set, hablo de ‘Chomp Chomp’. Con esa carga musical donde prácticamente se suben a su barco pirata y azotan todo lo que se les cruza, es un tremendo combo a los que fuimos incrédulos con este trabajo, diciéndonos con una simple canción “cállense el hocico”.

Tortuga’ es lo que sigue, otra canción de las ya conocidas, pero como mencionaba antes, el escuchar las canciones singles pero sin ver el vídeo, se recibe de otra manera, y este caso es muy particular, porque si bien, el vídeo es entretenido, tampoco la canción llama más la atención, pero al escuchar la misma canción una vez avanzado el disco, se saborea de una forma diferente, incluso ese grito del final se percibe con furia, con desgarro.

La siguiente canción ‘Zombies Ate My Pirate Ship’, dan a entender que las canciones parodias vuelven, y si, para que les vamos a mentir, vuelven. Pero solo en forma de lírica, porque en su música, la canción es poderosa, con el espíritu pirata del siglo XVII, su sonido folk pero con la energía clásica del metal de Alestorm. Con esos interludios donde el teclado cumple un rol fundamental en ambientar la canción. No es la mejor canción del disco, pero es una gran canción.

La siguiente canción es una de mis favoritas del álbum, hablo de ‘Call of the Waves’. Sin ser una canción extendida (dura un poco más de 5 minutos), pasa por unas fases bastante interesantes, sobre todo a la hora de narrar la historia donde la voz de Bowes y la batería de Alcorn se complementan por un momento para sumergirnos en una de las mejores historias narradas de este disco y de como “el llamado de las olas” se hace presente en la historia de este pirata hambriento de mar y aventuras.

Por cierto, en este trabajo, los tambores están extremadamente bien hechos, nada al azar y tampoco nada de más, solo lo justo para hacer su trabajo y destacar sin la necesidad de querer más.

Pirate Scorn’, por lo menos para mí, si hubiese sido elegida como canción single, habría calzado a la perfección con los tres puntos de los que hablaba anteriormente, de fácil escuchada, “radial” y que muestra cual es el  espíritu o emblema de la banda. Esta canción suena, se escucha, se respira y se percibe 100% pirata, desde sus primeros acordes hasta el mismo solo de la canción, con sus intervenciones que dan la impresión de peligro y hasta con su coro cantado por piratas arriba del barco después de haber saqueado algún navío. De las más altas del disco.

Shit Boat (No Fans)’ es literalmente como lo dice su nombre, no es para fans, es cosa de tomar su letra para darnos cuenta de eso. Si eres de los que alucina con historias de piratas, barcos, leyendas y esas cosas, definitivamente esta canción no es para ti, y Alestorm una de las bandas insignes del metal pirata te lo dice sin ningún remordimiento en un poco menos de 2 minutos.

Otra de las conocidas se hace presente con ‘Pirate Metal Drinking Crew’. Es verdad, en gustos no hay nada escrito y por mucho que alguien les pueda decir que una canción es buena, si no les gusta, es solo eso no les gusta y ya. Personalmente esta canción al escucharla con su vídeo, no me gustó, ya después de escucharla nuevamente en el transcurso del disco, a diferencia de otras, sigue sin gustarme, siendo para mí, una de las más bajas del discos, a pesar de la buena recepción que tuvo el single al salir el mes pasado.

Háblenme de canciones emblemas, háblenme de himnos, háblenme de temas que representan toda la historia de una banda simplemente por su sonido, y consideraría casi un insulto que no se mencione la siguiente canción al hablar de Alestorm. ‘The Wooden Leg Part 2 (The Woodening)’ Es la representación perfecta de todo lo que engloba la trayectoria de Alestorm a los largo de sus 16 años de carrera, pasando por el metal más épico, con la narrativa pirata y el folclor clásico del mismo, con la mezcla de humor y de ironía con la que nos fueron contagiando, y eso sumado a que Chris Bowes es un tipo que no tiene límites en la música, es capaz de hacer lo que sea y lo que quiera y salir siempre bien parado, se mandaron nada menos que no solo una canción de amplia factoría para el disco, sino que, para la misma banda en sí que después de 16 años sigue teniendo la creatividad de hacer y deshacer a su antojo. Lo digo sin tapujos, mi favorita del disco y definitivamente una de mis favoritas de la banda de ahora en adelante.

La canción que cierra el disco es ‘Henry Martin’, si bien, se podría pensar que no era la canción más adecuada para cerrar el álbum, la verdad yo considero que era la canción ideal, tomando en cuenta la historia que se narra y el peso musical histórico que tiene esta canción en escocia, era perfecta para que la versión “metalera pirata de Alestorm” le rindiera su homenaje y terminaran con un trabajo con claramente presenta muchos más altos que bajos.

La canción original es una canción folclórica clásica escocesa sobre la historia del mencionado Henry Martyn y sus aventuras como pirata, pero narrada sobre un suave colchón de cuerdas acústicas muy melancólicas que Alestorm en su estilo quiso graficar de la mejor manera.

Antes de cerrar esta reseña, hacer énfasis en que no se debe juzgar un libro por su portada. Y en el caso de la música, no se debe juzgar un disco por sus singles, Alestorm me enseñó y yo aprendí. Gracias por eso.

Escucha el disco completo acá:

Escrita por: Fernando Molinet.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.