La vida de David Crosby ha sido un paradigma exacto de lo que para la cultura popular representa el ser una estrella de rock de los años sesenta: genialidad musical desbordante, conciencia política, un descomunal ego y enormes excesos que le costaron la vida a otras grandes leyendas del género.

Lee las otras entregas de esta serie:

Review | David Crosby: Una leyenda viva a pesar de sí mismo (I)

Review | David Crosby: Una leyenda viva a pesar de sí mismo (y III)

Tras su regreso a California en 1968 luego de su expulsión de The Byrds, David Crosby regresó inspirado, motivado y con una ristra de nuevas canciones de la cual saldrían varios clásicos y con una nueva novia que luego se convertiría en leyenda, Joni Mitchel, su gran descubrimiento artístico en la Florida.

Instalado en el mítico Laurel Canyon, un suburbio de las afueras de Los Ángeles poblado de estrellas de rock, Crosby se unió al talentoso multinstrumentista Stephen Stills de los recién disueltos Buffalo Springfield y Graham Nash, quien renunció a The Hollies para fundar Crosby, Stills&Nash (CS&N).

El trío lanzó en 1.969 su primer álbum que ganó el Grammy como mejor artista nuevo y se convirtió en disco de culto y es quizás la mejor producción de folkrock jamás grabada. Posteriormente ese mismo año al trío se le unió Neil Young (el acrónimo de la banda pasó a ser CSN&Y), un ex Buffalo Springfield que desde la próxima década pasó a ser una de las mayores exponentes del género en toda su historia.

El aporte de Croz a los dos discos iniciales del considerado el primer supergrupo de la historia del rock fue trascendental, aunque por ese entonces una desgracia marcó su creciente debacle personal y su posterior blackout creativo.


El 30 de septiembre de 1.969, el mismo día que el álbum debut de CS&N obtuvo el disco de oro, murió en un accidente de tránsito su nueva novia Christine Hinton, a quien Crosby escribió los últimos versos de “Guinnevere”, uno de sus clásicos.

La tragedia hundió a Croz en una severa depresión que profundizó gravemente su adicción a la cocaína y la heroína. El apoyo y cercanía constante de su entonces gran amigo Graham Nash probablemente le salvó de morir en lo peor del trance.

Ya para entonces era uno de los rockstars más populares y sobretodo icónicos del momento, al punto que su particular imagen tan hippie (bigote poblado y curvo, chaquetas con flecos y cabello largo al descuido) fue inspiración para construir uno de los personajes centrales de otro emblema de la contracultura, la película del año 1.969 Easy Rider con Denis Hooper, Peter Fonda y Jack Nicholson.

La consagración artística de David Crosby vendría con su primer álbum solista ‘If I Could Only Remember My Name’ en 1.971, realizado con la colaboración con una pléyade de estrellas de la época que recibieron el apodo de The Planet Earth Rock and Roll Orchestra. El disco suele ocupar un lugar destacado en diversas listas que agrupan a los mejores álbumes de todos los tiempos.

Mientras más avanzaba la década de los setenta era mayor el deterioro personal de Croz y las diferencias a lo interno de CSN&Y.

El último gran momento del supergrupo lo constituyó el The Doom Tour de 1974 en el que llenaron decenas de estadios en ciudades en Norteamérica y el Reino Unido. Entonces disputaban con otros gigantes el trono como la banda de rock más popular del mundo.

La gira está la infame lista de los tours más caracterizados por el excesivo consumo de drogas duras. Basta leer el triste testimonio de Joni Mitchell escrito al respecto. Cada integrante viajaba en un autobús aparte (no se toleraban entre sí), con su cohorte personal de ayudantes, familiares y groupies. David Crosby era quizás el más extremo de todos, pues viajaba junto a sus dos novias oficiales y era cada vez más notoria su adicción.

CONTINUARÁ… 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.