– ¿Vas a ir al Festival?- No lo sé Maroon 5 igual suenan bien, me tinca que deben tener buen show.- No el de Viña del Mar, me refiero al Festival que hizo Fuga Estudios. ¡Cartelera nacional po compadre!.

Cuán equivocado estaría aquel que prefirió ver el deplorable show de la banda estadounidense, a asistir al Fuga Fest el jueves pasado, y es que a diferencia de una banda que tiene absolutamente todo sobre el escenario para triunfar, solo por el hecho de tener reconocimiento comercial, se olvida del comienzo de su carrera y quienes fueron los que lo llevaron a hacer giras mundiales. En cambio, en un establecimiento mucho más pequeño que el anfiteatro de la Quinta Vergara, a miles de kilómetros, en las transitadas calles de Bellavista, cuatro bandas sin importar lo transcendido, dejaron sobre el escenario tanta entrega, que de alguna forma podríamos empacarla y enviarla por correo al grupo de Adam Levine.

Todo comenzó un poco antes de las 22:00hrs, con Efecto Secundario, una banda que recién comienza su viaje por las turbulencias olas de la escena. Con un álbum bajo el brazo, subieron al escenario del Club Chocolate, mostrando su jovial virtud desde inicio a fin, sin dar descanso entonaron grandes canciones como “La Carretera”, “Irrelevante”, “Cicatrices” y “El Viaje”, además de presentar su último sencillo “Versus”, que tuvo gran recepción de parte del público.

Fotografías por Cristian Madariaga

Prosiguiendo el festival, los siguientes en presentarse fueron los experimentados Hijos de Algo, quienes con su habitual “Ansias de Poder”, comenzaron la potencia característica de su show que, a pesar de tener algunos problemas con el sistema de audio al principio, no fue causante para que los asistentes saltaran y gritaran con fuerzas sus canciones, pasando por sus conocidas “Reaccionar”, “Avanzar” y “Siente Vibrar”, hasta lo más nuevo con “Pon el Pecho a las Balas” y “La Historia Juzgara”.

La evidente complicidad de los fanáticos de la banda fue tal, que no dejaron marchar al grupo, alentando por más de 3 minutos una canción más, y a pesar de que ya habían guardado los instrumentos y que Mauricio Hidalgo haya roto una caja de su batería, complacieron a su audiencia tocando “Sin Mierdo”.

Fotografías por Cristian Madariaga

Para continuar la euforia, llegó Profano y su llamativa propuesta de ‘Las Guitarras contra las Maquinas’ quienes, con un sonido absolutamente limpio, mostraron una gran puesta en escena, dejando mucho más que potencia, pasando por canciones como “Territorios” y “Dimelo”, encendiendo las almas sedientas de rock, que tuvieron satisfacción puesto que “Rabioso Andino” e “Incomunicados” llenaron de energía al más agotado, todo este acervo solo fue un detonante perfecto para cuando llegó la gran canción “Calles”, retratando en acordes la bohemia que a más de uno atrae. Sin duda el grupo, está más que ávido para un desafío mayor.

Fotografías por Cristian Madariaga

Y para finalizar el festival, sin duda una de las bandas más esperadas por el público era Alectrobia, y es que sin duda, el grupo dueño de “Caudillo” ha obtenido gran repercusión desde 2018. Una carrera en ascenso, que aquel jueves sin duda pavimentó un camino limpio para lo que será este 2020, ya que este año se encerraran a grabar nuevo material.

Dieron las 1:00hrs en punto y la banda ya comenzaba con “Lo Peor”, encendiendo la mecha de su show que pasaría por todo su álbum “Violenta Fortuna” (2018). Con grandes canciones como “Hijos de la Segregación” o “Como no me va doler”, dieron el ancho para que sus fanáticos saltasen desde el minuto uno.

Si ya estábamos a vísperas de marzo, no hay nada más consecuente para recordar por qué las calles deben estar pobladas este mes, puesto que “Violencia Estatal” y “Rutinas” son elocuentes al describir distintas realidades nacionales. Y tal como el álbum, la banda culminó con el bálsamo de “No hay nada más importante” y “La Luz del Cielo”.

Fotografías por Cristian Madariaga

Sin duda, la primera edición del ‘Fuga Fest’ fue todo un éxito, y deja la vara muy alta para una eventual secuela, los grupos elegidos esta vez, pasaron con creces las expectativas generadas.

A la hora de shows de categoría, se espera con ansias grandes bandas extranjeras, y creemos que el talento generado por una buena producción, puede hacernos omitir lo mierda que son algunos artistas, que sobre el escenario olvidan la humildad de gente que aguardó la espera en comprar una entrada, para que al cantar no tenga ninguna pisca de la pasión que genero tanta ansiedad por un concierto.

Para esperanza de aquellas almas, asistir a ver artistas que realmente disfrutan de lo que están haciendo, no está tan alejado, ésto se encuentra en bares bohemios donde la escena sigue en pie, muchas veces sin recibir una compensación monetaria, pero sin duda con el calor de un público dispuesto a escuchar, se sienten más que pagados.

¡Revisa la galería completa de este evento, ingresando aquí!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.